8 min lectura
Color en cada unión

Masilla de colores: el detalle que marca la diferencia

Masilla de colores: el detalle que marca la diferencia

Incorporar un poco de color puede dar una nueva vida a tus espacios. La masilla de color es un modo sencillo y económico de renovar el baño o la cocina. Prepárate para una renovación mágica.

En este artículo:

MASILLA DE COLORES: QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE

La cocina y el baño son dos de los espacios que usamos con más frecuencia en casa. Lamentablemente, renovarlos para que se vean como nuevos o porque queremos darles un nuevo aspecto no siempre es de lo más económico. Sin embargo, en muchas ocasiones no es necesario cambiar todo, sino que puedes aplicar detalles y pequeñas modificaciones que hagan la diferencia.

La masilla de color es un producto económico que va más allá de fijar piezas y ayudar a mantener la estructura de las partes. El pigmento en la fórmula de fabricación o la posibilidad de darle tú mismo el color que desees es la clave para renovar y unificar los detalles que hablan de ti en la decoración de tu casa.

Materiales necesarios

Consejo de experto

EL SELLADOR DE COLOR: DETALLES QUE LO CAMBIAN TODO

Por lo general, el sellador que encuentras en las tiendas suele ser blanco. Esto es una gran oportunidad porque, como bien sabrás, el blanco y los colores claros son mucho más fáciles de cubrir. Es decir que si no das con el color exacto para tu casa, puedes adaptarlo luego de la aplicación.

El sellador Pattex Interior Rellena y Repara es una genial alternativa para estos casos. Puedes aplicarlo para deshacerte fácilmente de grietas, fisuras o perforaciones en materiales como madera, zócalos e incluso marcos de puertas y ventanas. Además, facilita el alisado de las reparaciones para que no se vean y puedas pintarlo del color que desees en tan solo 1 hora.

Ahora ya lo sabes, cuando planifiques renovar tus ambientes, piensa también en los detalles. Y si por algún motivo no encuentras el color que estás buscando, piensa en alternativas que contrasten. En muchas ocasiones, un color como el gris, por ejemplo, puede ayudar a resaltar el alicatado o bien a esconder algunas imperfecciones.

SELLADOR DE COLOR: USOS Y APLICACIÓN

  1. Limpia la zona de trabajo. Para conseguir un sellado efectivo, es importante que las uniones no contengan residuos de pegamento, polvo, grasa ni suciedades.
  2. Delimita los bordes con cinta. Hazlo en ambos lados de la unión para evitar derrames y conseguir un acabado definido. Además, es más fácil de limpiar.
  3. Corta la punta del cartucho. Realiza un corte pequeño en un ángulo de 45 grados. Siempre es mejor comenzar con un corte pequeño que puedas agrandar luego. Una vez hecho, coloca el cartucho de sellador en la pistola.
  4. Aplica el sellador de color o pintable. Lee atentamente las instrucciones en el envase para conocer las particularidades de la aplicación. Procede de manera uniforme aplicando un cordón de sellador que se extienda a lo largo de toda la unión.
  5. Alisa la superficie. Aquí puedes usar el alisador, un perfilador de juntas, o bien tu dedo que puedes proteger con un guante de látex. Este es un buen momento para hacer un rápido control de calidad. Si notas partes que necesitan retoques, hazlo.
  6. Toques finales. Retira la cinta de ambos lados y deja que el producto seque por completo de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Si has usado un sellador pintable, podrás hacerlo una vez haya curado el producto.

Comparte tus propios proyectos

También te puede interesar