Devuelve el brillo al metal

Cómo quitar pegamento de un metal: trucos y consejos

Si quieres aprender cómo quitar pegamento de un metal, no tienes más que echar un vistazo a esta sencilla guía. Siguiendo estos pasos podrás devolver el brillo a tus superficies metálicas sin esfuerzo.

¿Es fácil quitar restos de pegamento de un metal?

La respuesta rápida: sí, es fácil. No importa que tengas que reparar la pata de una mesa o que estés haciendo una escultura con piezas metálicas, el adhesivo es una opción más fácil que la soldadura. Sin embargo, a menudo hay derrames o excesos que deben ser retirados correctamente. Por suerte para ti, hemos recopilado algunos consejos para ayudarte a quitar pegamento de metal fácilmente.

Cómo quitar pegamento de un metal

En primer lugar, lo más efectivo para quitar pegamento de metal sin dejar rastro consiste en eliminarlo mientras el adhesivo está aún fresco. Para ello, solo tendrás que pasar un trapo húmedo antes de que haya curado. 

Si el pegamento ya está seco, tendrás que retirar el adhesivo con cuidado, ya que algunos productos pueden dañar la superficie o dejar marcas. Para evitarlo, consulta antes las instrucciones del producto a utilizar y haz una prueba en un lugar no visible del metal. Una vez hecho esto, sigue los siguientes pasos:

  1. Aplica aceite vegetal en la zona. Deja que empape algunas horas.
  2. Usa un secador de pelo para ablandar el pegamento y retira los restos con un trapo. Importante: no uses el aire del secador demasiado caliente.
  3. Limpia la superficie usando un trapo con agua jabonosa caliente. 

Cómo sacar pegamento instantáneo de metal

El pegamento instantáneo es ideal para la mayoría de proyectos de bricolaje. Sin embargo, a menudo puede haber derrames inesperados.

Pero, no temas: quitar restos de pegamento en metal es posible, incluso de adhesivos potentes. Estos son los materiales que necesitarás:

  • alcohol mineral o similar
  • trapos de limpieza
  • papel de lija


Una vez tengas los materiales, sigue los pasos a continuación:

  1. Con el papel de lija de grano fino, rebaja el adhesivo seco con cuidado de no dañar la superficie del metal.
  2. Usa una cuchilla o cúter para retirar con mucho cuidado pequeños restos que no hayas podido lijar.
  3. Empapa un trapo en el disolvente (alcohol mineral o similar) para quitar los restos de pegamento en el metal.
  4. Limpia la superficie. Pasa un trapo limpio y seco para retirar el disolvente por completo.

Puedes quitar restos de cinta adhesiva del metal empapando un trapo con alcohol isopropílico o aceite de cocina y aplicándolo sobre el residuo durante unos minutos. Después, será fácil retirarlo con una pasada.

Quitar pegamento de metal: aprende a prevenir

A la hora de quitar restos de pegamento en metal, el mejor remedio pasa por una buena prevención. Una excelente solución es realizar tus arreglos y reparaciones con una masilla moldeable como Barrita Arreglatodo Metal de Pattex. Esta masilla bicomponente sirve para reconstruir, pegar, sellar y rellenar piezas de metal, con un acabado metálico que también se puede pintar. Para aplicarlo, solo necesitas moldearlo con las manos, por lo que no hay riesgo de derrames ni salpicaduras.

Si necesitas reparar metal de forma profesional, puedes optar por una resina epoxi especial, como Nural 34 de Pattex (en formato masilla) o Nural 21 de Pattex (soldadura metálica en frío). Ambos tienen una gran resistencia y soportan temperaturas de hasta 150 °C, por lo que resultan ideales para reparar tuberías, depósitos y otras piezas metálicas.