Uniones fuertes para ambientes húmedos

Masilla de fontanero:

uniones herméticas de la A a la Z

El éxito de tu trabajo de fontanería depende de la masilla de fontanero que elijas. Echa un vistazo a nuestra guía y encuentra el producto más adecuado para ti.

¿Qué es la masilla de fontanero?

Se trata de un adhesivo bicomponente impermeable que sirve para todo tipo de trabajos de fontanería en el hogar. Además de ser muy sencilla de aplicar, la masilla de fontanero tiene un tiempo de secado rápido y consigue crear uniones estancas, herméticas y duraderas. Este adhesivo de especialidad es ideal para las zonas húmedas del hogar, tanto en interior como en exterior.

Cómo aplicar la masilla de fontanero 

A continuación encontrarás unos sencillos pasos a seguir para aplicar la masilla de fontanero de forma efectiva.:

Trabaja de manera segura. Protege tus manos con guantes y trabaja en un espacio con buena ventilación. Para una mayor seguridad, sigue las recomendaciones indicadas en las instrucciones del producto a utilizar.

 

  1. Asegúrate de que las superficies a reparar estén limpias y secas, sin polvo, grasa u otros contaminantes que puedan afectar la adherencia. Puedes ayudarte con algo de alcohol. Es recomendable lijar suavemente las piezas para facilitar el agarre de la masilla.
  2. Antes de la aplicación, prueba el encaje de las partes para garantizar una unión resistente.
  3. Corta un trozo de masilla del tamaño que consideres necesario. Amasa con las manos hasta unificar color y consistencia.
  4. Aplica una capa uniforme de masilla en ambas piezas o solamente en una de ellas, dependiendo de lo que indiquen las instrucciones del fabricante.
  5. Une las piezas y presiona con firmeza. Si lo crees necesario, puedes usar pinzas para evitar que se muevan durante el secado.
  6. El tiempo de secado puede variar en función de las condiciones ambientales y la cantidad de masilla que hayas aplicado. Consulta las instrucciones del envase. Generalmente, 24 horas son suficientes para que el producto alcance el máximo de resistencia. 

Limpieza. Quita los restos de masilla de herramientas y objetos lo antes posible. Para ello, bastará con agua jabonosa tibia. Para otras superficies, puedes usar un paño o papel. 

Quita los residuos de masilla. Si encuentras restos de producto en zonas no deseadas, quítalos cuanto antes para evitar que sequen por completo con un paño húmedo, agua tibia y jabón. En caso de que haya endurecido, puedes utilizar una rasqueta o espátula dentada.

Una vez ha endurecido el producto, puedes proceder a darle el acabado deseado. La mayoría de masillas de fontanero se pueden lijar, taladrar y pintar con facilidad.

Masilla de fontanero: esencial para las zonas húmedas

Una instalación de fontanería averiada puede derivar en multitud de problemas: desde el gasto por un elevado consumo de agua, a costosas reparaciones en los materiales dañados. Pero no todos los adhesivos consiguen solucionar este tipo de problemas de manera efectiva y duradera.

Pattex Nural 10 Masilla Reparadora de Fontanería y Calefacción es un adhesivo sencillo de aplicar y formulado especialmente para entornos húmedos. Basta seguir los pasos indicados anteriormente para que esta masilla de fontanero proporcione excelentes resultados. Pasado el tiempo de secado de 1 hora, podrás darle el acabado que desees y disfrutar de una instalación como nueva sin necesidad de llamar a un profesional.

Además de estar especialmente indicada para PVC, funciona a la perfección con instalaciones de fontanería en metal y cualquier otro material de obra como plástico, hormigón, madera, cerámica y fibra de vidrio. Gracias a su amplia resistencia térmica y a la presión, es eficaz en conductos de calefacción y refrigeración con exposición al agua fría o caliente.