Sellado y cerrado, frío acabado

Sellado de puertas:

no entran corrientes de aire

Un sellado de puertas efectivo evita fastidiosas corrientes de aire. Protégete del frío y protege tu casa. Consulta esta guía para aprender cómo hacerlo y dile adiós a las filtraciones.

Sellado de rendijas en las puertas

Si sientes corrientes de aire frío en el interior de tu piso, generalmente se trata de la rendija bajo la puerta. El frío es fastidioso y mantener el calor dentro de casa es más costoso en invierno. La solución es un sellado de puertas hermético que te aísle del frío. Además, el frío también puede entrar por otros puntos alrededor de la puerta. Para ponerle remedio, lo primero es identificar por dónde se filtra el aire. Sellar la rendija en la base de la puerta puede ser una de las opciones, pero es posible que haya una fisura o separación en las juntas del muro y el marco de la puerta.

Puedes comenzar examinando la puerta por dentro y por fuera para hallar la fuente de filtración. Puedes pasar la mano con suavidad alrededor de la puerta para identificar de dónde proviene la corriente de aire. También puedes pasar una vela encendida frente a las juntas de la puerta y comprobar si hay movimiento en la llama.

Para un aislamiento efectivo de tus puertas, procede de la siguiente manera:

  • Rendija en la base de la puerta. Un simple burlete de los que encuentras en la ferretería solucionará este problema. Puedes optar por el material que prefieras ya que los hay de silicona, espuma, caucho o fibra, entre otros. Para colocarlo, basta pegarlo a la puerta o adherirlo a la base con una barra.
  • Rendija entre el muro y el marco de la puerta. Primero, comprueba en qué condiciones se encuentra el sellado de la puerta. Si no hay sellado previo, puedes aplicar uno del material que prefieras o bien cambiarlo si es que se ha dañado. Una excelente opción es el caucho de silicona, por ejemplo, porque permite un sellado hermético que protege del frío y evita filtraciones de aire.

Los selladores de silicona son recomendables para superficies sin revestimientos como los marcos de las puertas. Como alternativa, puedes aplicar una espuma de poliuretano o algún otro sellador que puedas pintar para conseguir un acabado impecable.

Cómo aislar la puerta principal de tu vivienda

Cambiar el sellado en los muros exteriores puede ser un poco más complejo que colocar burletes en la puerta. Necesitarás un sellador de calidad adapto a las superficies en las que debes trabajar. Ten en cuenta el acabado final para saber si debes escoger un sellador a base de silicona o si necesitas uno que se pueda pintar cuando haya secado por completo. A la hora de sellar puertas, es importante que el producto seleccionado sea impermeable, hermético, y que consiga penetrar en espacios estrechos para cerrarlos definitivamente.

Para zonas sin revestimiento en tu hogar cuentas con Perfect Casa Universal de Pattex, una silicona de primera calidad que se adapta perfectamente para ser usada en interior y en exterior. Se puede aplicar en vidrio, cemento, madera, cerámica, PVC, metal y algunos plásticos. Su composición, especialmente diseñada para una fuerte adherencia, lo hace resistente al moho y permite el sellado de juntas y grietas en muros y fachadas. 

Además, necesitarás lo siguiente:

  • Cuchilla o elemento cortante
  • Espátula
  • Fondo de junta
  • Cinta aislante
  • Pistola para cartuchos de silicona
  • Alisador de juntas
  • Un recipiente con agua jabonosa
  • Paño de cocina

Antes de empezar, lee bien las instrucciones del fabricante del producto elegido para conocer las indicaciones específicas de seguridad y de aplicación. Recuerda proteger tus manos con guantes de látex mientras trabajas.

Para cambiar el sellado o aplicar uno nuevo en la puerta principal de tu vivienda, sigue los siguientes pasos:

  • Elimina el sellado viejo. Usa una cuchilla, un elemento cortante o una espátula para quitar la mayor cantidad posible del sellador viejo. Los residuos viejos de producto pueden influir en la adherencia del nuevo sellador.

Si no consigues eliminar el viejo sellador con la espátula, puedes ayudarte con un producto especial para quitar residuos. En este caso, revisa las indicaciones del envase del fabricante y lee las instrucciones antes de la aplicación. Además, es recomendable probar el producto en pequeñas cantidades en un área no visible.

  • Coloca el fondo de junta dentro de la junta. El modo más sencillo de hacerlo es ayudándote con una espátula. Usa la cuchilla cuidadosamente para alcanzar la longitud deseada sin dañarlo.
  • Cubre con cinta de carrocero ambos lados de la grieta para proteger la puerta y el muro de la silicona en exceso que pueda quedar durante la aplicación.
  • Realiza un pequeño corte diagonal en la punta de la cánula y coloca el tubo en la pistola para cartuchos de silicona.
  • Presiona suavemente el gatillo de la pistola para que la silicona entre en el hueco de manera uniforme.
  • Alisa la silicona antes de que haya secado. Cuentas con algunos minutos para esta operación. Empapa el alisador de juntas con agua jabonosa y colócalo al inicio de la grieta. Pásalo sobre la silicona ejerciendo una leve presión, con un movimiento firme y continuo.
  • Elimina los residuos de silicona con un paño de cocina. Alterna los pasos de alisador y paño para un buen acabado. Mientras lo hagas, recuerda empapar regularmente el alisador con agua jabonosa.
  • Quita la cinta de carrocero rápidamente antes de que la silicona haya secado. Si notas partes que necesiten un mejor acabado, puedes alisar nuevamente después de quitar la cinta aislante.

¿Has sellado las puertas y quieres hacer lo mismo con las ventanas? ¡Ningún problema! Usa Perfect Casa Grietas y Fisuras de Pattex para el sellado de marcos, grietas y fisuras.