Ajuste seguro, brillante futuro

Sellador de roscas:

simple, seguro y duradero

Escoger un buen sellador de roscas parece difícil, pero puede ser de lo más sencillo. Nuestra guía te ayudará a escoger el producto adecuado, para que puedas trabajar con seguridad y confianza. Tú pones las ideas, nosotros las unimos.

Sellador de roscas: conceptos básicos 

La función principal de un sellador de roscas es evitar que las fijaciones de tuercas y tornillos se aflojen a causa de vibraciones o bien que se produzcan fugas debido a la pérdida de fuerza en el cierre de los mismos. El mercado ofrece una gran variedad de alternativas con mayor o menor resistencia y más o menos difíciles de quitar. 

En resumidas cuentas, necesitamos un pegamento para tornillos cuando, por algún motivo, el cierre de las partes o la superficie que deseamos adherir no tiene un encaje adecuado. Esto quiere decir que, o bien la fijación de objetos y partes no tendrá la firmeza que necesitamos, o que nuestro trabajo podría requerir nuevos ajustes en el futuro. 

Si necesitas rellenar y sellar tuercas o tornillos, prueba Nural 53 Fijador de Roscas Metálicas de Fijación Extrema de Pattex, un pegamento de fantástica adherencia que evita aflojamientos producto de las vibraciones. Puede aplicarse sobre materiales activos como hierro, cobre, bronce y latón; o bien, materiales inactivos como acero inoxidable o hierro galvanizado. Es ideal para interior o exterior y endurece en tan solo 20 minutos, aunque su resistencia máxima la alcanza al cabo de 6 horas.  

Si la función de los tornillos es fijar algo a una pared o superficie, podemos reemplazarlos con Pattex No Más Clavos Para Todo de Pattex. Deja esos tornillos a un lado y prepárate para montar lo que necesites, en interior o exterior, de manera sencilla, rápida y eficaz. Pega sobre múltiples materiales, fija en segundos y ofrece gran resistencia.

Cómo aplicar el pegamento para tornillos

A la hora de aplicar el sellador de roscas, es importante consultar previamente las instrucciones del fabricante contenidas en el envase. Ahora que ya estás listo, pon atención y sigue estos pasos: 

  1. Asegúrate de que las tuercas y tornillos estén limpios y libres de grasa, polvo o suciedad que pueda comprometer el correcto funcionamiento del sellador.
  2. Aplica unas gotas de sellador en el tornillo en la zona donde se fijará la tuerca. No es necesario que apliques el sellador en toda la superficie, ya que los giros de la tuerca al enroscar harán que el pegamento cubra el resto del tornillo.
  3. Ajusta el tornillo y deja secar. Ten en cuenta que el curado completo suele ocurrir al cabo de 24 horas desde la aplicación.

Cómo eliminar el pegamento para tuercas

Para eliminar el sellador de roscas debemos considerar las particularidades del producto que hemos escogido. En algunos casos, basta simplemente con quitar el tornillo mediante herramientas convencionales; en otros, puede que necesitemos aplicar calor sobre el pegamento. Si este es tu caso, sigue estos consejos.

Necesitarás lo siguiente:

  • Un soplete
  • Guantes resistentes al calor
  • Gafas protectoras
  • Una llave inglesa

  1. Protégete con las gafas y los guantes y aplica calor con el soplete sobre las piezas durante 2 o 3 minutos. Desplázate por los lados para asegurarte de que el calor llegue a todos los ángulos.
  2. Apaga el soplete y quita el tornillo cuidadosamente con la llave inglesa.

Si trabajas en espacios expuestos a la humedad, el sellador de roscas es lo ideal. Previene los daños provocados por el agua para que tus tuercas y tornillos duren mucho más.